El Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA) presentó en taller público los resultados del proyecto de investigación estratégica para la “Optimización de la identificación de plagas entomológicas en cultivos de importancia económica mediante código de barras de ADN y construcción de base de datos”.

El proyecto fue cofinanciado por el INIA a través del Programa Nacional de Innovación Agraria (PNIA) y ha sido ejecutado por el SENASA, en alianza con el Instituto de Biodiversidad de Ontario (BIO) de la Universidad de Guelph de Canadá.

“Con esta investigación se ha obtenido como resultado la colección de 600 especímenes en campo de espárragos, quinua y cedro identificados con códigos de barras ADN y 1600 especímenes con secuencia ingresada al BOLD Systems. Asimismo, se ha implementado un método de identificación de insectos con la técnica de código de barras de ADN en el laboratorio de Biología Molecular en Sanidad Vegetal del SENASA con la orientación y capacitación de expertos del Centro de Biodiversidad Genómica de la Universidad de Guelph de Canadá”, resaltó la investigadora principal del proyecto, Ida Bartolini.

Además, en la ejecución del proyecto se ha logrado apoyar el trabajo de investigación de dos tesis de pregrado, una investigación de pregrado que cuenta con una tesis presentada, aprobada y lista para sustentar; y se ha elaborado tres artículos para publicaciones en revistas científicas indexadas.

Por su parte la Directora Ejecutiva del PNIA, Blanca Arce indicó que el INIA es su calidad de ente rector del Sistema Nacional de Innovación Agraria (SNIA) tiene como prioridad promover y desarrollar las actividades de investigación, capacitación y transferencia de tecnología en materia agraria de las entidades que conforman el SNIA. Para ello el PNIA viene apoyando el desarrollo de investigaciones estratégicas colaborativas entre actores institucionales nacionales e internacionales a través del impulso a la creación de competencias estratégicas de I+D+i.

En ese sentido, indica la Dra. Arce que la presente investigación aporta una “validación de la técnica molecular de identificación de plagas entomológicas para el caso de dos cultivos de importancia económica y una especie forestal, y la demostración que esta técnica ofrece un diagnóstico eficiente y rápida que se presenta como una herramienta complementaria al uso de la taxonomía clásica. Evidenciando, que el uso del código de barras de ADN puede ser un importe instrumento para detectar el riesgo sanitario de manera temprana, lo que permitiría tomar decisiones acerca de las medidas de prevención más adecuadas. Permitiendo, asimismo, mejorar el control del uso irresponsable e indiscriminado de plaguicidas que dañan al ecosistema, contaminando el agua y suelo; afectando con ello la biodiversidad y producción de alimentos”.

Los resultados alcanzados con este proyecto es una invitación a seguir ampliando los horizontes de conocimiento de esta técnica moderna basada en la biotecnología y a explorar sus variadas aplicaciones. Todas las capacidades científicas, académicas y gubernamentales de los actores del SNIA estarán a disposición de apoyar esfuerzos como este.

Compartir